En muchas industrias, incluyendo la de la construcción, nos encontramos con barreras que impiden modificar los procesos tradicionales para hacerlos más eficientes con recursos tecnológicos e informáticos. “Siempre lo hemos hecho de esta manera”, “no lo cambie si no está roto” o “eso no es una prioridad en este momento”, están entre muchos de los términos mencionados cuando las discusiones alrededor de los flujos de trabajo y procesos son analizados. Es así como se evitan muchas preguntas sobre mejoras, rendimientos eficientes, entre otros.

Mientras que la industria de la construcción está empezando a invertir en tecnología, todavía se encuentra algo rezagada respecto a las ganancias de productividad asociados a la digitalización (Índice de Digitalización McKinsey, 2017*). En el mismo informe McKinsey también se confirmó que el 30% de la diferencia de productividad en la construcción se puede remontar a la falta de ganancias de tecnología. En un informe similar Accenture indicó que la industria de la construcción podría reducir costos en más de 82,8 mil millones de £ en la próxima década. Tal vez lo digital debe ser más que una prioridad.

Cuando los árboles no permiten ver el bosque

Tampoco se sugiere salir corriendo a comprar tecnología, ni mucho menos. Nadie sabe realmente lo que necesita o es cómo se miden los beneficios de tenerlo. Lo que se sugiere es que si el proceso todavía requiere un formulario impreso, lista de control, o incluso una hoja de cálculo para ser llenado en forma manual, es el momento de preguntarse a sí mismo cuándo revisó por última vez sus procesos, y ¿no se considera la eficiencia del flujo de trabajo o el tiempo involucrado / desperdiciado en todo el proceso? Probablemente la pregunta más importante de todo sea: ¿se puede medir el riesgo potencial o las horas perdidas de estas tareas manuales introducidas?

Si tiene cualquier proceso que todavía son manuales es el momento de parar, colaborar y escuchar. Tal vez es el momento de aprovechar las ventajas de la innovación técnica.

El camino equivocado?

Durante años, la comunicación de información sobre proyectos de construcción entre los miembros de un equipo ha sido compleja y poco eficiente. Se han desarrollado procedimientos en cada etapa, que están destinados a distribuir datos a cada individuo, pero es un proceso lento y propenso a errores, no es particularmente inteligente. Es casi imposible extraer inteligencia de procesos aislados, desconectados, para medir el rendimiento o el seguimiento de tendencias, para ayudar mejor a la entrega o tomar decisiones informadas progresivas.

Entonces, ¿cómo podría ser efectiva ? En lugar de tratar de obtener datos desde las personas (en función del papel que desempeñan en la entrega del proyecto), por qué no conectar a las personas directamente a los datos informáticos y hacer de la comunicación un proceso completo, múltiple, directo e inteligente hacia todos los miembros del equipo. ¿Interesante? Desde luego que sí.

Imagina que no hay más estaciones de pánico durante los viernes por la tarde, no más preguntas acerca de si estamos trabajando desde la última versión; no más pregunta sobre qué se debe hacer, cuándo o cómo. Imagínese la ventaja de no tener que pasar horas en la oficina clasificando información, la distribución de fotos o listas de trabajo. Imagínese simplemente tener toda la información del proyecto, empresas y personas almacenados y gestionados centralmente en una sola plataforma, todo conectado y visible desde cualquier lugar. Este es un fragmento de lo que hace la metodología de trabajo BIM, que será obligatoria en Chile para los proyectos de construcción estatales desde 2020 y para los privados desde 2025.

BIM, de Burú, es una plataforma que ofrece una solución inmediata para conectar prácticas dispares y proporcionar transparencia y control, combinada con información valiosa para la planificación predecible. Otra ventaja importante de BIM es que se almacena toda la información en la nube, por lo que es accesible desde cualquier lugar y en cualquier momento, además viene con una amplia gama de funcionalidades específicas de la construcción en función del trabajo que se realiza por parte del usuario. Esto debería permitir a las empresas a reducir el número de marcas o proveedores que normalmente necesitará comprar para llevar a cabo estas tareas cotidianas relacionadas con el proyecto.

1
Hola,
¿ En que podemos ayudarte ?
Powered by